Qué es un centro de negocios y cómo puede ayudarte en tu proyecto

En los últimos años no ha dejado de crecer el número de espacios de trabajo compartido, tales como centros de negocios, coworkings y similares. Los usuarios suelen destacar que, más allá del importante ahorro de costes, estos espacios les permiten contar con unos servicios de alta calidad y un ambiente de trabajo muy agradable y productivo.

En este artículo analizaremos cómo funciona un centro de negocios por dentro y qué ventajas tiene para un profesional o emprendedor.

¿Qué es un centro de negocios?

De una forma sencilla, podríamos decir que un centro de negocios es aquel espacio donde se alojan distintas empresas o profesionales, compartiendo ciertos equipamientos y servicios comunes, de forma temporal o permanente.

A partir de esta definición, podemos encontrarnos decenas de variantes en función de una multitud de factores: espacios puramente privados o compartidos, distintos tipos de servicios, limitaciones temporales o de acceso, etc.

En cualquier caso, todos los centros de negocios comparten unas características básicas que los identifican y, sobre todo, una serie de ventajas que no pueden encontrarse en un alquiler convencional, como ahora veremos.

Principales ventajas de los centros de negocios

Como decíamos, aunque pueda haber muchos tipos de centros de negocios diferentes, todos ofrecen un conjunto de importantes ventajas frente a una oficina tradicional. Entre otras muchas, podemos destacar las siguientes:

  1. Ahorro. Sin duda, esta es una de las principales ventajas de los centros de negocios. El hecho de compartir ciertos gastos comunes permite generar un considerable ahorro de costes respecto de un alquiler convencional. Además, no tendrás que acometer inversiones para reformar el local, adecuar instalaciones eléctricas, climatización, etc.
  2. Eficiencia y rapidez en la puesta en marcha. Dado que los centros de negocios disponen de instalaciones 100% listas para entrar en funcionamiento, el inicio de actividad no podría ser más rápido y sencillo. Y eso, en un mundo tan rápido y cambiante como el actual, puede ser una ventaja muy importante para muchos negocios.
  3. Espacios de uso compartido. La mayoría de centros de negocios disponen de espacios comunes tales como salas de reuniones, despachos para videoconferencias, salas para formación, etc. De esta forma puede hacerse un uso mucho más eficiente de estos grandes espacios que, o bien serían inviables en un alquiler convencional, o estarían permanentemente infrautilizados.
  4. Imagen y profesionalismo. Como sabes, en el mundo de los negocios la imagen es un factor muy importante. Trabajar desde casa o en una oficina mal equipada puede suponer un hándicap a la hora de recibir a clientes. Por el contrario, un buen centro de negocios te permite ofrecer una imagen de calidad y profesionalismo por un precio muy asequible. De este modo, la mayoría de centros de negocios suelen disponer de instalaciones de calidad, una situación estratégica e incluso servicios de recepción, secretaría o atención a clientes.
  5. Oferta y flexibilidad. Con independencia del tipo de negocio de que se trate, lo más probable es que siempre puedas encontrar un espacio adecuado a tus necesidades. Normalmente podrás elegir entre varias opciones en cuanto al tamaño de los despachos, servicios ofrecidos, horarios, etc.
  6. Simplificación de trámites. Lo más habitual es que los centros de negocios integren en una única cuota los diferentes servicios que prestan a sus ocupantes: alquiler del espacio, suministro eléctrico, climatización, limpieza, servicio de recepción, etc. Por tanto, esto supondrá una mayor eficiencia, menos papeleo y más tiempo para dedicar a otras actividades.
  7. Servicios. El sector de los centros de negocios es muy dinámico y cada vez se ofrece una mayor variedad de servicios a los profesionales que los ocupan. Algunos ejemplos son: suministros básicos, servicio de recepción, asesoramiento o gestoría, actividades formativas, etc.
  8. Sinergias y oportunidades de colaboración. A diferencia de una oficina tradicional, en un centro de negocios conviven profesionales y empresarios de diferentes sectores dentro de un ambiente que propicia la colaboración y el networking. Así, no es nada infrecuente que se deriven clientes o  se compartan proyectos entre los diferentes profesionales que ocupan el centro de negocios. Incluso muchos centros procuran que no haya duplicidades en cuanto a tipos de negocio, para buscar la mayor variedad posible y así propiciar colaboraciones.

Conclusión

En definitiva, los centros de negocios pueden ser una magnífica opción para cualquier emprendedor que busque un espacio de trabajo de alta calidad a un precio contenido.

La facilidad para el inicio de la actividad, el ahorro de costes, los espacios compartidos y las oportunidades de colaboración son factores que hacen que estos centros sean una solución cada día más demandada. En estos tiempos de microemprendimiento, lean startups y auge del trabajo autónomo, los centros de negocios pueden darte el apoyo y flexibilidad que necesitas para llevar a cabo tu proyecto con las mayores garantías de éxito.